12 cuotas sin interés - 20% transferencia

Mi nombre es Guadalupe. Soy arquitecta devenida en diseñadora de lámparas. Pero no siempre me dediqué a esto. Hasta hace algunos años, aún trabajaba en un estudio como arquitecta. Un buen día, cansada de seguir las “reglas” de otro, decidí renunciar para empezar a ser mi propia jefa. Eso sí, no tenía la más pálida idea de lo que iba a hacer.

Cuando le contaba a la gente que había renunciado sin un plan B, me ponían cara de susto, como si estuviera loca por haber dejado la tranquilidad y comodidad de un trabajo estable, donde cumplía un horario bastante bueno, me quedaba cerca y recibía un sueldo fijo a fin de mes. Pero ese era el problema, aprendí que a veces en la vida hay que estar incómodo para empezar a moverse y ser creativo. 

Yo necesité salir de esa zona de "confort" para reinventarme. Y al poco tiempo me di cuenta de que para mi, tener un jefe y cumplir un horario era todo menos confortable. Nunca me rindió tanto el tiempo ni logré tantas metas personales como cuando renuncié. 

Y sin saber bien por dónde empezar, empecé por el principio, sin grandes aspiraciones. Queria diseñar las lámparas para mi casa nueva. Asique me senté a buscar inspiración, fui a once a elegir géneros, armé maquetas en papel... Y de a poco mis ideas empezaron a tomar forma. Cuando empecé a flashear con venderlas y vivir de esto, mi familia creyó que habia enloquecido, no podian entender que fuera a abandonar tantos años de arquitectura.

Y asi fue como, contra todo pronóstico y ante los ojos sorprendidos de muchos, y hasta los mios propios, me reinventé y me redescubrí. Nunca una decisón tan acertada en mi vida. Hoy trabajo de lo que me gusta, lo disfruto y me hace feliz. Para muchos será una "artesanía". Para mi es mi cable a tierra, mi terapia y mi arte. Soy una obsesionada por los colores, disfruto trabajar con las manos y probar técnicas nuevas, y nada mas lindo que poder plasmar todo eso en objetos únicos pensados especialmente para cada uno de ustedes.